Rinoplastia, antes y después.

Rinoplastia, ¿Qué es?

Rinoplastia, información básica.

La rinoplastia, tal y como su propio nombre indica (rino, nariz, plastia, formar) es una intervención quirúrgica con la cual se persigue solucionar principalmente, problemas de tipo estético. En caso de que además de solucionar cierto tipo de problemas estéticos, se busque solucionar problemas de tipo respiratorio o funcionales de la nariz, la intervención quirúrgica se llama septorinoplastia o rinoplastia funcional.

La rinoplastia puede solucionar problemas como la giba ósea (el hueso que sobresale en la parte superior de la nariz con parecido a una joroba), las desviaciones totales o del tabique nasal, tanto a la izquierda como a la derecha, las malformaciones aparejadas del labio leporino o paladar hendido, así cómo otras malformaciones tanto de nacimiento como las adquiridas a lo largo de la vida por traumatismos, accidentes o enfermedades.

Operación de Rinoplastia

Operación de rinoplastia.

Aunque pueda parecer una cirugía novedosa, nada más lejos de la realidad. La rinoplastia ya aparece mencionada en pergaminos del antiguo Egipto, datando del 2500 antes de Cristo. Asimismo, se sabe que durante la época romana, bizantina e incluso durante la Edad Media, se realizaban intervenciones quirúrgicas sobre el apéndice nasal. Hasta mediados del siglo XX, los otorrinolaringólogos eran los encargados de realizar septoplastias y los cirujanos maxilofaciales, los encargados de realizar las rinoplastias e intervenciones estéticas. Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se comienza a concebir una intervención integral que soluciones tanto problemas estéticos como funcionales.

Previamente a someternos a una rinoplastia, debemos informarnos bien y comprobar que reunimos las características del perfil adecuado. Una vez decididos a operarnos, debemos elegir un centro y un cirujano plástico que nos parezca adecuado, para lo cual es mejor invertir mucho tiempo, preguntando, informándonos y recabando posibles experiencias de otras personas a elegirlo sin tener esta cuenta de consideraciones. No debemos olvidar que si bien, la rinoplastia es una intervención sencilla, no deja de ser una operación quirúrgica.

Rinoplastia, antes y después.

Rinoplastia, antes y después.

Como toda operación quirúrgica, esta se realiza en un quirófano, por lo que bajo ningún concepto debe realizarse en una consulta. Además, lleva aparejada la aplicación de anestesia local o general. Existen dos tipos de intervenciones, la rinoplastia cerrada o clásica y la rinoplastia abierta. En el caso de la cerrada, se realiza a través de los orificios, al no haber contacto visual, se realiza al tacto. Es la más recomendable en casos que impliquen poca modificación. En el caso de la abierta, se realiza una incisión en la columela (que es el tejido carnoso que separa ambas fosas nasales) En este caso  el cirujano trabajará directamente sobre los huesos y los cartílagos de la nariz, con el único incoveniente de que una pequeña cicatriz, casi inapreciable, quedará en la columela.

Columela, via de acción para la rinoplastia.

Columela, via de acción para la rinoplastia.

La rinoplastia abierta, se realiza a través de una pequeña incisión en la columela, (piel que separa las dos fosas nasales) es la mejor técnica cuando debemos hacer un cambio completo en la nariz, acceder visualmente a la estructura del esqueleto, nos ofrece más posibilidades que el tacto. Una operación de estas características puede durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de cada caso, si la operación debe solucionar otros aspectos podría ser mayor. En principio, ambos métodos son igual de buenos, siendo el paciente y el tipo de operación que necesite, lo que nos indicará si elegir uno u otro método.

Los beneficios de este tipo de operaciones, son claros, a nivel estético, una rinoplastia implica, ganancias de autoestima, mejora de la confianza en uno mismo, rostros más armoniosos y a nivel funcional, si es el caso, una mejor respiración. Los riesgos, son los propios decualquier operación quirúrgica, hematomas, hemorragias, inflamación, reacciones adversas a la anestesia y posibilidad de infección. Sin embargo y a juzgar por la cantidad de famosos que deciden operarse, los beneficios superan por mucho a sus riesgos. Y es que muchas veces, la falta de autoestima, amor propio y el complejo de inferioridad que nos inflinge una nariz demasiado grande, desviada o de una forma poco atractiva es un lastre que merece la pena superar con un proceso quirúrgico sencillo, simple y rápido. Cada día, miles de personas buscan información sobre la rinoplastia desde sitios tan dispares como Perú, Chile, Ecuador, España…pues desean someterse a estos tratamientos estéticos buscando resultados que les satisfagan. Recuerda, no es un gasto, es una inversión en tu imagen.

Web de Maria Smith
Compartir en Facebook All about Nose Job, click here