Rinoplastia, cirujanos

Rinoplastia sin cirugía, la rinomodelación.

La rinoplastia sin cirugía o rinomodelación, es un procedimiento médico en el cual se inyecta un material de relleno, usualmente ácido hialurónico como Restylane y Juvederm o hidroxiopatita de calcio, para alterar la forma de la nariz del paciente sin necesidad de recurrir a la cirugía como en la rinoplastia clásica. El procedimiento rellena las áreas hundidas de la nariz, levanta el ángulo de la punta o suaviza el aspecto de la giba del puente nasal. La rinomodelación es un procedimiento de aumento, así que no sirve si lo que se busca es reducir el tamaño de la nariz del paciente. Para ello deberíamos fijarnos en la rinoplastia convencional. La rinomodelación es un procedimiento cosmético, por ello no sirve para solucionar problemas funcionales de respiración.

 

La rinoplastia no quirúrgica o rinomodelación está documentada que se practicó por primera vez a finales del siglo XIX, cuando el neurólogo James L. Corning y el médico austríaco Robert Gersuny comenzaron a usar parafina líquida para elevar el dorso nasal hundido. Sin embargo, aunque el procedimiento probó ser efectivo, la parafina resultó ser nociva para la salud.

Durante la década de los 60, pasó a sustituirse la parafina por el gel de silicona en los procesos de rinomodelación. Sin embargo, al igual que la parafina, la silicona demostró ser nociva para la salud, causando ulceras y granulomas. Para minimizar riesgos, el doctro D.S. Orentreich implantó la inoculación progresiva del material de relleno, así aplicaba dosis de un minuto de silicona en múltiples sesiones.

En 2002, el Dr. Alexander Rivkin comenzó a usar material de relleno inyectable como el Restylane y Radiesse cuyo uso había sido aprobado recientemente por la FDA para mejorar los contornos nasales de sus pacientes. Desarrolló un protocolo consistente en inyectar microdosis de material de relleno en localizaciones precisas de la nariz. El objetivo de estas intervenciones es hacer parecer una nariz curva como una nariz recta. Constató que aplicando este procedimiento hacía parecer más pequeña la nariz, pues no resaltaba tanto en el conjunto de la cara, cuándo en realidad se aumentaba su tamaño. A partir del 2005, el Dr. Andrew Tuan-Anh Le, ha venido aplicando gel de poliacrilamida, conocido como Aquamid con resultados satisfactorios.

Rinomodelación, alternativa a la rinoplastia.

Rinomodelación, alternativa a la rinoplastia.

A causa de que la nariz es una de las características principales de la cara, una nariz estéticamente proporcionada equilibra las características fisionómicas de una persona. La rinomodelación está recomendada para pacientes con pequeños defectos estéticos o con defectos resultantes de una rinoplastia. Aunque el procedimiento es usualmente llevado a cabo por criterios estéticos, también puede corregir defectos de nacimiento. Como el proceso no es invasivo, los hematomas o la inflamación son mínimos. Asimismo, ayuda a que la nariz parezca más pequeña haciéndola más recta. También se usa para aumentar la altura y definición del puente nasal y para aumentar otras partes de la nariz.

La técnica a la hora de realizar una rinomodelación, a grandes rasgos, es la siguiente, primeramente realizaremos una insensibilización de la zona mediante anestesia tópica o local. El doctor empleará una jeringuilla con una aguja hipodérmica para inyectar el material de relleno bajo la piel nasal, usualmente a la profundidad de tejidos subcutáneos, inmediatamente encima del periostio. El procedimiento para inyectar y situar el material de relleno, lleva entre 10 y 30 minutos, después de un período de 15 minutos para que haga efecto la anestesia. Tras el proceso el paciente puede llevar a cabo todas sus actividades diarias de manera normal. Esta técnica se puede usar para aumentar el dorso nasal, añadir proyección a la punta de la nariz, corregir defectos en la columela, reducir el tamaño de las fosas nasales, disminución en la percepción de la giba nasal, llenar una depresión de la pared lateral nasal y elevación de la nariz con dorso hundido. Sin embargo, al igual que con otros procedimientos estéticos, entre las posibles complicaciones que se pueden sufrir son infecciones, hematomas asimetría o granulomas.

Web de Maria Smith
Compartir en Facebook All about Nose Job, click here